Si hay un jugador de cantera ese es él. Su nombre, Ibon Erauskin. Su casa, Bermeo. Desde que tenía diez años ha vestido la misma camiseta. Un jugador que ha escalado por casi todas las categorías del club y que el año pasado en el filial ya apuntaba maneras. A sus 23 años, este estudiante de Ingeniería Mecánica está atravesando uno de sus mejores momentos en su carrera deportiva de la mano del club que le ha visto crecer.

*Lee la entrevista en el periódico de este fin de semana.